Saltar al contenido

La arremetida represora de Ortega apunta ahora a la Santa Iglesia Católica

agosto 14, 2021

Nicaragua vive en los últimos meses una oleada represiva en aumento previo a las elecciones de noviembre, la cual ha dejado al menos a siete candidatos a la presidencia arrestados, excomandantes guerrilleros detenidos, líderes políticos y hasta empresarios en las cárceles de la dictadura, todo por oponerse al régimen sandinista.

La última víctima de esta oleada represiva ha sido el gerente general del diario La Prensa, el señor Juan Lorenzo holmann Chamorro, quién fue detenido la madrugada de este sábado 14 de agosto en la Dirección de Auxilio Judicial conocida como El Chipote, después de que agentes de la policía allanaron las instalaciones del diario más antiguo de Nicaragua.

Pero ahora la represión del régimen dictatorial parece querer dar un giro y arremeter en contra de la Iglesia Católica Nicaragüense, después de que el dictador Daniel Ortega llamará «hijos del diablo» a los sacerdotes y obispos durante un acto del aniversario de la Fuerza Naval del Ejercito de Nicaragua.

Con esta arremitida verbal en contra de los sacerdotes, el dictador Daniel Ortega y Rosario Murillo llevan dos semanas de acusaciones y descalificaciones hacia los líderes de la Iglesia Católica nicaragüense, intentando la manera de justificar posibles detenciones de sacerdotes en los próximos días.

Mientras que los obispos y sacerdotes han hecho un llamamiento a los fieles a orar desde sus hogares por todos los males que aquejan a la nación, el régimen busca atacarlos en una retórica en donde se les culpa por exigir la dimisión de Ortega y sus secuaces durante el primer diálogo nacional, donde actuaban como mediadores.