Saltar al contenido

Gobierno de Estados Unidos anuncia prohibición de ingreso a quienes amenacen a disidentes y periodistas

febrero 27, 2021

El gobierno de Estados Unidos, a través del secretario de Estado, Antony Blinken, informó en un comunicado de la creación de la llamada «Prohibición Khashoggi», en homenaje al periodista Saudita,
Jamal Khashoggi asesinado en el año 2018 en Estambul, con la que establece limitaciones de visa a 76 saudíes involucrados en tal muerte.

Si bien la «prohibición» nace por el asesinato del cronista Saudita, la medida se podría aplicar a quienes también persiguen, acosan, a disidentes y periodistas en Nicaragua.

Como en el caso de los paramilitares, diputados, funcionarios y seguidores del régimen sandinista de Daniel Ortega, quienes se han empeñado en perseguir y torturar a los opositores a la dictadura.

«La Prohibición Khashoggi permite al Departamento de Estado imponer limitaciones de visado a individuos, que, actuando representando a Gobiernos extranjeros, se piensa que hayan estado implicados de forma directa en actividades extraterritoriales contra los disidentes, incluyendo la eliminación, acoso, vigilancia, amenazas o daños a cronistas, activistas y otras personas percibidas como disidentes por su trabajo», afirmó Blinken.

Esta medida fue desvelada poco una vez que se diese a conocer un informe de los servicios de Inteligencia de EE.UU. que confirma que el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salmán, aprobó el homicidio del periodista.

Blinken recordó ese asesinato y destacó que «los individuos deberían poder ejercer sus derechos humanos y libertades esenciales sin el miedo a una venganza, castigo o bien daño por parte de un Gobierno».

«Al tiempo que EE.UU. prosigue comprometido en su relación con Arabia Saudita, el presidente (Joe) Biden ha dejado claro que la colaboración debe reflejar los valores de EE.UU.», señaló.

«Con este fin -añadió-, debemos dejar absolutamente claro que las agresiones y amenazas extraterritoriales de Arabia Saudí contra activistas, disidentes y periodistas deben acabar. No pueden ser toleradas por EE.UU.»

Por su lado, el Departamento del Tesoro descubrió que ha impuesto sanciones al exsubdirector general de Inteligencia de la Presidencia saudita, Ahmad Hasan Mohamed al Asiri, al que describe como cabecilla de la operación que acabó con la vida del periodista, como al cuerpo de seguridad Fuerza de Intervención Rápida, encargada de la protección personal de Bin Salmán.

En su informe, la Inteligencia estadounidense apunta a Al Asiri y a miembros de ese cuerpo como algunos de los autores del asesinato de Khashoggi.

Khashoggi, de 59 años, residente en EE.UU. y cooperador del diario The Washington Post, era un enorme crítico de la familia real saudí.

El 2 de octubre de 2018 entró en el consulado saudita en la ciudad de Estambul, del que jamás salió: fue asesinado por un grupo de personas que mutilaron su cuerpo y que jamás ha sido recuperado.