Saltar al contenido

La cura del coronavirus podría estar en una vacuna del siglo pasado

abril 3, 2020
BCG la vacuna que podría combatir al coronavirus

Una disparidad notable en las cifras de fallecidos entre España y Portugal, despierta las alertas de los científicos y médicos del mundo, el primero tiene más de 11,000 y Portugal apenas 200, el secreto para la cura del coronavirus podría estar en una vacuna de más de un siglo.

Esta gran disparidad en las cifras de personas fallecidas de dos países vecinos, se podría explicar en la aplicación de una vacuna universal que lleva utilizándose durante varias décadas.

Se trata de la vacuna contra la tuberculosis, y de hecho un nuevo estudio científico advierte sobre la correlación entre los países que incluyen en su cartilla de vacunación obligatoria la de la tuberculosis, llamada Bacilus Calmette-Guerin (BCG), y el nuevo coronavirus originado en la ciudad de Wuhan en China continental.

Las naciones que cuentan con la vacuna en contra de la tuberculosis en su plan obligatorio de vacunación de su población registran pocas victimas a consecuencias del coronavirus de Wuhan o Covid-19.

«Hay informes que demuestran que la vacuna en contra de la tuberculosis, llamada BCG, puede producir una amplia protección ante las infecciones respiratorias», explicó en su cuenta de twitter, Gonzalo Otazu, quien es investigador del New York Institute Of Technology.

El investigador argumenta que los países que nunca implementaron esta vacuna de manera obligatoria están siendo seriamente golpeados por el coronavirus, registrando un alto número de muertes por habitante.

Los investigadores aprovecharon para comparar el comportamiento de las afectaciones del coronavirus entre Irán y Japón, este último comenzó su política de vacunación universal con BCG en el año 1947, y registra unas 100 veces menos muertes por millón de habitantes que Irán.

Esto también explicaría el comportamiento de las afectaciones del covid19 entre Europa occidental y del este, ya que la aplicación de la vacuna en contra de la tuberculosis estaba implementada ampliamente en los países que conformaron la antigua Unión Soviética.

Iniciaron ensayos clínicos en Australia

Un grupo de investigadores australianos anunciaron este viernes que iniciaran a probar a gran escala la vacuna en contra de tuberculosis, para averiguar si puede brindar protección al personal sanitario ante el coronavirus.

En este ensayo clínico participarían unos 4,000 trabajadores del sector salud de Australia para ver si logran reducir los síntomas del coronavirus, advirtieron los investigadores del Instituto Murdoch en la ciudad de Melbourne.

«Aunque originalmente se desarrolló para responder frente a la tuberculosis y todavía es administrada a más de 130 millones de bebés cada año, esta vacuna también aumenta la capacidad inmunológica del cuerpo, ayudándolo a responder mejor ante los virus», dijeron los investigadores en un comunicado.

«Esperamos ver una amplía reducción en la frecuencia y gravedad de los síntomas del coronavirus en los trabajadores de la salud que han sido vacunados con el BCG», explicó el jefe del equipo de la investigación, Nigel Curtis.

De probarse y demostrarse que es realmente efectiva esta vacuna en contra de la tuberculosis, se podría aplicar a los ancianos y otras personas vulnerables para contrarrestar los futuros brotes de coronavirus.

Una vacuna creada hace más de un siglo

Un grupo de científicos comenzó a desarrollar la vacuna en contra de la tuberculosis, llamada BCG en el año 1908 y se introdujo en 1921, el nombre de esta vacuna proviene de los dos bacteriólogos involucrados Albert Calmette y Camille Guerin.

La tuberculosis es una enfermedad causada por una bacteria que ataca seriamente a los pulmones y se contrae al estar en estrecho contacto con una persona infectada, cuando esta estornuda o tose.

La utilización de este medicamento se extendió en la década de 1950, cuando se crearon grandes hospitales para tratar a todos los pacientes que contraían esta enfermedad.