Saltar al contenido

Régimen de Ortega se muestra débil cuando moviliza grandes cantidades de agentes policiales

febrero 25, 2020
Régimen de Ortega demuestra su debilidad

El régimen de Daniel Ortega se muestra débil cuando moviliza grandes cantidades de efectivos de la policía para impedir manifestaciones opositoras, a como sucedió este martes 25 de febrero en Managua, ante el llamado a una marcha por parte de la oposición.

Desde tempranas horas de este martes, la policía afín al régimen se movilizó por las principales vías de la capital, tratando de causar temor en la población que se disponía a marchar para exigir la liberación de los presos políticos.

Esta mañana la oposición nicaragüense demostró unidad al realizar la proclama de la Gran Coalición Nacional, con la que se pretende hacer frente al régimen orteguista. El evento también fue asediado por agentes de la policía.

Al mediodía fueron detenidos dos ciudadanos que pretendían participar de la manifestación pacífica convocada en una conferencia por el comentarista político Jaime Arellano y el empresario opositor José Dolores Blandino, ambos forzados a casa por cárcel, debido al asedio a sus respectivos hogares.

Un pequeño grupo de manifestantes logró conglomerarse en Metrocentro, sin embargo la policía irrumpió en el centro comercial para reprimir a los opositores.

Luego varios periodistas fueron agredidos por un grupo de antimotines, en donde en un vídeo difundido por las redes sociales, se logra escuchar a un oficial decir “vamos por los medios”, en referencia a la represión a los comunicadores.

Un grupo de oficiales de la policía dañaron las llantas del vehículo en el cual se movilizaban los periodistas de canal 10, los cuales cubrían la manifestación opositora.

Pero, la pregunta es.

¿Por que Ortega moviliza a tantos oficiales de la policía?

Para algunos, es una demostración de debilidad, de miedo, por que sabe que puede perder el poder, ya que el pueblo es la mayoría.

Ortega sabe que el pueblo lo puede acorralar, al igual que en abril, mayo y junio de 2018, cuando la mayoría de las ciudades se levantaron en una insurrección cívica para exigir la democratización del país.

A pesar de que Ortega y Murillo aseguran de que los manifestantes son pocos y una minoría de la población, demuestran otra cosa al movilizar a tantos agentes de la policía nacional para impedir cualquier foco de protesta.