Saltar al contenido

Gobierno sandinista anuncia su propia «Ley del perdón»

mayo 23, 2019
Gobierno de Ortega pide Amnistía

El canciller Denis Moncada anunció este jueves que el gobierno sandinista prepara un anteproyecto de ley para el Plan Integral de Atención a las Víctimas (PIAV), con la supuesta finalidad de brindar una reparación integral a los familiares de las víctimas «por la intentona golpista», como determina el gobierno al levantamiento popular de los nicaragüenses desde el año pasado, que exigían la renuncia de Daniel Ortega.

El anuncio llega un día en que Nicaragua entera se sumo a un cuarto Paro Nacional convocado por la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, para exigir el adelanto de las elecciones y la liberación inmediata de todos los presos políticos.

Moncada en la lectura del comunicado, afirmó que el gobierno de Ortega amplío su agenda unilateral sobre como pretende dar una solución a la crisis socio-política. En la agenda incluyó cuatro temas nuevos; acelerar los planes de «reconciliación», en los barrios conforme a lo establecido en su propia ley de «paz»; aprobar la ley de «perdón»; precisar un plan para que el pueblo nicaragüense desista de protestar en las calles; y orientar a todas las embajadas a promover el retorno de los ciudadanos exiliados.

Esta agenda expuesta por Denis Moncada, es vista por la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia como una ley de Amnistía que busca que los principales funcionarios del sandinismo salgan librados de la justicia por los diversos crímenes cometidos en contra de los nicaragüenses.

El Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), determinó en su informe final de que en Nicaragua el estado cometió «Crímenes de Lesa Humanidad», mediante la política de represión impulsada por el gobierno sandinista de Daniel Ortega.

Doña Mercedes Dávila Orozco, madre del líder universitario Edwin Carcache, rechazó lo pretendido por el gobierno de Ortega, por que según ella representaría que todos los crímenes en contra de la población quedarían impunes.

Nicaragua vive una grave crisis social, política y económica, que aún sigue perjudicando a todos los nicaragüenses en general y es necesaria una salida inmediata de la crisis, para que la paz y la economía del país puedan seguir su rumbo.